miércoles, agosto 25, 2010

Las drogas, el mono y autocontrol

Miento.

El post va de correr pero el título tiene que ver.

El martes 17 noté un pequeño pinchazo en la zona posterior de la rodilla izquiera mientras corría. Paré. Llevaba algo más de 6 kilómetros a buen ritmo (para mi) y me pregunté ¿lesión o sobrecarga? Nunca he tenido problemas con las rodillas, ni corriendo, a pesar de no estar en mi peso ideal. ¿Sería el principio del fin?

Con la preocupación mientras me bajaba de la cinta y me subía a la elíptica me dí cuenta que me seguía molestando, no mucho, pero ya pensaba de más, si no puedo correr la dieta irá peor, adios a mis objetivos de la San Silvestre, la Media de Madrid o la Maraton de Brighton. Peor, no podré ponerme el traje que quiero para la boda que tengo en Marzo y quizá tampoco para la de Octubre.

Con estas paranoias decidí que no correría en unos días, el jueves 19 hubieran tocado 10-12 km y el domingo entre 15 y 20, el día 28 me iba de vacaciones con lo cual podría empalmar un mes sin correr para recuperar. Mi mente racional llegó a la conclusión que lo más 'lógico' era el sobreentrenamiento, no soy un profesional pero había hecho más de 150km en el último mes, cuando mi anterior mejor marca eran unos 110 en un mes.

Pero claro no podía ser, tan sólo dos sesiones de entrenamiento sin correr y ya notaba el mono. Así que ayer me lié la manta a la cabeza y me puse encima de la cinta, a ritmo suave, dispuesto a parar ante cualquier señal.

Pero la señal de que las cosas iban mal no llegaba así que ahí se me planteaba el dilema. Había puesto el temporizador a 60 minutos y sólo necesitaba 7 kilómetros para alcanzar una meta 'Nike+'. El dilema llegó de mano de las drogas, había sucumbido al MONO pero ¿lo haría ante las endorfinas? tenía unas ganas terribles de aumentar la velocidad, de correr más rápido, de machacarme.

Pero sabía que eso podría llevarme a una lesión.

Tenía que tener perspectiva, visión a largo plazo.

Conseguí no acelerar, mantener el ritmo. AUTOCONTROL.

Los sesenta minutos.

Y me bajé de la cinta sin dolor, pinchazos o molestias. Seguramente fue sobreentrenamiento, al que aún estoy expuesto. Por lo que, conseguido el hito Nike+ dejaré de correr hasta la vuelta de vacaciones.

Y volverá la dura lucha contra el mono y por ejercitar autocontrol....

El OtrO

3 comentarios:

Lea Del Revés dijo...

Hola, El Otro:

Sólo quería decirte que he leído tus comentarios en la entrada de Intima Amanda sobre las dietas y me han parecido una auténtica historia de superación, junto con tu blog, en el que veo que luchas contra tí, y por tí, para intentar ser un poco más feliz. Mi más sincera enhorabuena, gente como tú me inspira fe y fuerza para seguir batallando.

Mucha suerte

Lea

El Otro dijo...

Muchas gracias Lea! Tan poco es tan malo como lo pintan, es sólo que curiosamente de dietas si puedo hablar (Amanda habla bastante más de ser amante de un hombre casado, y *ejem* es un tema que no controlo ;) y que el blog es más bien un saco roto, no mi vida entera que es moderadamente buena (sin grandes dramas).

En su caso me alegra que te sirva de inspiración, suerte!

El OtrO

La serpiente que pudo ser mujer dijo...

Entre que estás lesionado y que te has ido a sentar al banquillo que más lejos me quedaba.. Creo que voy a arrastrame a mis anchass por aquí. Tranquilo, defenderé tus territorios con el peor de mis venenoss..