miércoles, octubre 20, 2010

De qué hablo cuando hablo de bloggear

El título de la entrada parafrasea al libro "De qué hablo cuando hablo de correr" de Haruki Murakami y creo que ha llegado más o menos la hora de hablar de porque escribo.

Ahora mismo escribo poco pero por placer, de vez en cuando hago una entrada para contar algo. Generalmente son cosas de mi vida personal, no demasiado dulcificadas, que cuento porque escribir en este blog es como "llamar a un amigo y contarle como me ha ido el día" la cuestión es ¿por qué no llamo a un amigo a contarle como me ha ido el día? Porque a mis amigos les suelo resumir la semana el fin de semana o se lo estoy contando online. Contar las cosas buenas expande el karma positivo por el universo y postear sobre las cosas no tan buenas es como escribirlas en un papel y quemarlo, creo que esto también influía en el karma.

Además también me sirve de registro de actividad, ideas, etc., llevo mucho tiempo escribiendo con más o menos asiduidad y he recurrido al blog en varias ocasiones a recuperar información.

No niego que un componente especial de escribir en un lugar público es leer los comentarios de los lectores. Trolls hay por el mundo pero de momento tengo suerte en no encontrarme mucho y lo normal es leer comentarios de ánimo o de felicitación por hitos superados.

Pero no siempre ha sido así. Como en la vida de todo el mundo los blogueros tenemos altibajos, no voy a decir en qué porcentaje porque no lo he calculado (así soy yo, podría haberlo calculado), y estos altibajos afectan al contenido y la forma de los post. Yo en concreto tengo una especie de Mr. Hyde por ahí pero no escribe en este blog, aquí soy expresivo pero moderado y correcto, pero hay otra presencia mía por la red menos moderada y mucho menos correcta. Ahí me he desahogado alguna vez. Aquí expreso los sentimientos más analizados. De cualquier manera creo que las épocas son distinguibles y ahora no estoy en una mala, más bien neutra.

Hubo un tiempo en que además de escribir de mi mismo escribía de otras cosas, aún hay algunas noticias que me impactan y las reflejo aquí, antaño escribía artículos reseñando ideas que podrían darle a este un mundo un futuro más verde pero el impacto de este blog es bajo y la mayoría de mis lectores está tan o más concienciado que yo. La otra cosa sobre la que solía escribir era de cine, tenía un blog y todas las semanas hablaba de una película de la cartelera española, pero llegó a agobiarme, sentí la presión de publicar semanalmente y al final lo dejé. No era un mal blog, era un mal editor jefe ;-)

Y ahora paso relatar los hechos más reseñables desde el 11 de Octubre. Hace no mucho me dieron una lección sobre hilar relatos con lo que abandono -al menos hoy- la técnica de relatar el tiempo del pasado reciente al más lejano para usar el tradicional día a día.

El lunes 11 publiqué, me encontraba físicamente bien pero era un espejismo. El jueves 7 me había mojado mucho en la moto, pensé que no me había resfriado, razón por la que salí a correr el domingo 10 como si nada. El lunes 11 trabajé (sin puente debido a un reajuste de puentes asignados) y el martes 12 me dediqué a varias cosas, por la mañana correr y por la tarde cine. Fue después de comer cuando empecé a encontrarme mal, pero fui al cine de todos modos y volví totalmente afónico.

El miércoles 13 fui a trabajar y me volví a las dos horas, el jueves 14 fui al médico que me dijo que lo que estaba haciendo lo estaba haciendo bien y que siguiera con el tratamiento porque no necesitaba antibióticos. El vienes fui a trabajar aún estando aún bastante fastidiado y el fin de semana sacrifiqué una fiesta a la que me apetecía mucho ir y la carrera del domingo.

Pero estamos a miércoles y hace ya una semana que no corro ni entreno. No me entendáis mal, no soy un obseso del culto al cuerpo, me puse a dieta y he perdido un montón de kilos porque es mejor para mi salud, pero mi trabajo me cuesta no darme a los placeres de la gula. Sin embargo hace ya tiempo que descubrí que correr es una actividad que me gusta y por eso entreno, porque me satisface y porque voy alcanzando y superando metas.

Así que en un rato me iré al gym, esperando no dar el espectáculo porque el resfriado aún no está curado y a ver si vuelven los posts de records superados ;-)

También es reseñable que esta semana parece que tengo nuevos lectores y también he recuperado el contacto con alguna amistad ¡del instituto! Para lo que sirve la red, mire usté

El Otro

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Recuperate, corre, llega a algún lado y bate marcas...

Troll Corleone.

Anónimo dijo...

Me gusta el título.
También el post.
Un abrazo
María

El Otro dijo...

Gracias a todos. La verdad es que sois una de las razones por las que sigo escribiendo, y seguiré, mientras pueda seguiré.

El Otro