viernes, diciembre 07, 2007

Dos en uno

Anoche soñe dos en uno. Uno de esos sueños que uno puede entender como la expresión de sus deseos. Pero ya ni siquiera me fio de ellos. Creo que mi consciente puede llegar a dominar a mi subconsciente.

Soñé con una mujer. Una chica. Una a la que conozco, somos conocidos no me atrevería a decir amigos. En la primera parte de mi sueño ambos empezabamos como amigos, pasando un rato juntos. Entonces yo me precipité y la besé. Ella se asustó. Yo lo sabía, había ido demasiado rápido. Mi sueño se acabó pero yo sabía que había sido un patán. A quien se le ocurre. Mi subconsciente sufrió los efectos de mi consciente. Pero hubo suerte. Comenzó la segunda parte de mi sueño. Mi segundo sueño. La misma chica pero yo, sin saberlo, tenía otra actitud. Más pausado, más disfrutando de la vida en vez de forzarme a disfrutar. Estabamos en una casa en la playa, una especie de loft de dos plantas. Allí la abracé, simplemente. Durante un rato. Bueno, no tan simple, porque me sentí feliz y en ese momento si consciente tomó control del sueño y me dije a mi mismo que si forzaba rompería el encanto, acabaría con el sueño.


No iba a escribir sobre esto, pero soy una persona normal, voluble como cualquier otro y viendo Wimbledon esta noche me he vuelto un sensiblero y me he dicho, bueno escribelo, total ¿qué puede pasar? ¿que ella lo lea? Probablemente, firmo todos mis correos con mi blog y ella me ha leido. Podría decir "Carpe Diem" pero creo que soy mucho más friki que todo eso. Si dijera "Hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes" estaría traicionando a Yoda porque hoy podría haberla llamado, haber hablado con ella y no lo he hecho. Quizá no haga nada, entonces Vader llegará, me ahogará y le dirá a mi cadaver "Disculpas aceptadas, capitan Needa".


El Otro

2 comentarios:

Eightbiter dijo...

Los sueños están bien cuando sueñas, las películas son agradables desde la butaca, pero la vida real es otra cosa. No conviene mezclarlo todo. Lo que suceda dependerá de ti, recuerda que si acción jamas habrá reacción ;)

David dijo...

Ahí hay, más que llamar, que ver a la otra persona.
Resulta impagable ver la cara de otra persona cuando sueltas, de golpe y porrazo: "Anoche soñé contigo". Pero sin decir nada más.